Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2018

Mi primera semana

Hola damas y caballeros.
Quizá esta publicación no sea tan seria como mis historias (la verdad es que la mayoría de mis historias parecen escritas por una persona completamente diferente a mi #Lol).
Quiero autofelicitarme por mi primera semana en este nuevo proyecto. Probablemente algunos se pregunten muchas cosas:
¿Por qué "Estoritéler"? ¿Cuál es el punto de todo esto? ¿Por qué tienes dos Blogs? ¿Por qué eres tan guapo? ¿Qué tipo de problemas existenciales tienes?
Bueno, cada una de esas preguntas será contestada, creo.
Estoritéler es un seudónimo que utilizo desde hace mucho tiempo al escribir mis historias. En realidad, si gustan, pueden encontrar mi primer proyecto con el nombre de estoriteler.blogspot.mx La mayoría de las historias fueron creadas a lo largo de los años. Considero que las que fueron publicadas en ese blog son buenas, pero las que verán de ahora en adelante serán mucho mejores (o eso espero).
Pero, ¿de dónde viene la gracia de escribir estoritéler como se pro…

Sin descanso.

Hoy tengo insomnio. Estoy recostado en mi habitación, solo se escucha el ventilador de piso. Hace mucho tiempo que perdí la inspiración. Tratar de describir la habitación es como describir el interior de mi mente:
Todo es oscuro. 
Solo se pueden ver siluetas, pero siempre hay un ruido de fondo. Siempre hay un pensamiento, una idea, un dilema que me falta por solucionar.
Pero ya no hay historias, ya no hay poemas.
Esas dos acompañantes en mis noches largas, hace mucho que se marcharon. Ahora solo puedo pensar en la realidad, las preocupaciones banales.
¿Qué pasó con el príncipe mata dragones? ¿Dónde está el hombre de las sombras? Y los enamorados: ¿A dónde se fueron? 
¿Dónde están todos esos personajes?
No lo sé.
Estiro el brazo hacia mi buró; tomo la cajetilla de cigarros, junto con el encendedor. Me levanto de la cama y camino en la oscuridad hasta mi balcón. Siento el frío del piso, pero no me importa. Abro el ventanal y salgo a la oscuridad de la noche, solo con el pantalón de mi piyama pue…